domingo, 3 de junio de 2012

Disneyland Paris: Frontierland, el Oeste más Salvaje


Cuando Walt Disney creó  Frontierland en Disneyland en California, lo hizo para rendir tributo a su país, a sus momentos históricos y a los pioneros que ayudaron a levantarlo. Pero cuando los Imagneers crearon Frontierland en Disneyland Paris, se dieron cuenta de que ésta temática no tenía sentido para el público europeo que no se sentiría identificado con éstos temas. Por eso decidieron crear ésta tierra desde otro punto de vista muy distinto, el punto de vista europeo. La visión europea de la historia de América es una visión idealizada, épica y muy relacionada con las historias del salvaje oeste americano mostradas en novelas y películas: vaqueros, indios, la fiebre del oro, grandes aventuras y personajes míticos. Éste es el mundo al que los Imageneers dieron vida en la Frontierland de Disneyland Paris.


El paisaje de Frontierland está dominado por Big Thunder Mountain, la enorme montana que se levanta en medio de Rivers of the Far Wes. Desde cualquier perspectiva vemos el movimiento de los trenes mineros de Big Thunder Mountain Railroad.


Con su altura de 33 metros, y el uso de la perspectiva forzada, hacen que Big Thunder Mountain resulte impresionante a la vista. Los árboles más grandes en las zonas más cercanas y más pequeños en las más altas, así como los colores y contrastes más llamativos y brillantes en las partes más bajas y más claros y luminosos en las más altas, ayudan a crear la sensación de altura y espectacularidad.


La atracción está ambientada en una mina de oro, y antes de subir en uno de los trenes desbocados de la montaña, recorremos las zonas de trabajo de los mineros, llenas de todo tipo de útiles de minería, que son auténticas antigüedades que se adquirieron en subastas para que la ambientación de la atracción sea lo más realista posible, lo que ayuda al visitante a encontrarse totalmente inmerso en el ambiente y en la historia.


El otro gran icono de Frontierland es Phantom Manor. Resulta increíble que una mansión en ruínas sea capaz de atraer a los visitantes como un imán. Estamos aquí ante otro ejemplo de adaptación al público del viejo continente. La idea original de Walt Disney para ésta atracción, que en Disneyland California se llama Haunted Mansion, era que la casa debía tener un aspecto impecable y cuidado desde fuera mientras que del interior ya se ocuparían los fantasmas. Sin embargo, los europeos tenemos una visión más idealizada de lo que debe ser una mansión encantada, y es por eso que el aspecto de Phantom Manor es tan parecido al de la casa de la famosa película "Psicosis" de Alfred Hitchcock, hecho que no es ninguna coincidencia. Ambas casas están situadas sobre una colina, se accede a ellas por una intrincada escalinata y además son del mismo estilo arquitectónico que tuvo su origen en el área de San Francisco.



Montañas rusas y casas encantadas no impiden que Frontierland tenga también sus momentos sosegados, lugares tranquilos y atracciones relajantes. Rivers of the Far West es el río que atraviesa Frontierland. Un viaje a través de Rivers of the Far West evoca los paisajes del Río Grande, el Colorado o la riviera de Sacramento. Su color verdoso no es cuestión de falta de mantenimiento ni de contaminación como difunden muchos rumores en internet, pues el agua ha sido intencionadamente dotada de éste color para recordar a los ríos de verdad.


Hay varios medios de transporte que recorren las aguas de Rivers of America: Los barcos de vapor Mark Twain y Molly Brown, que parten de Thunder Mesa Riverboat Landing y en las pequeñas River Rogue Keelboats. Disneyland Paris es actualmente el único parque Disney del mundo en el que siguen funcionando los Keelboats.


Frontierland mezcla la realidad histórica con los mitos del Salvaje Oeste Americano creando una atmósfera única y muy diferente de la de otros parques Disney.