domingo, 9 de enero de 2011

EPCOT: La mirada visionaria de Walt Disney









Concepto artístico inicial de la ciudad futurista EPCOT


Walt se percató de que a través de Disneyland tenía la oportunidad de ofrecer algo más al público, algo que ni siquiera sabían que necesitaban: respuestas que podían ayudar a resolver los problemas del futuro.

Walt estaba muy decepcionado con la manera en la que las ciudades, especialmente Los Ángeles, trataban de solventar los problemas urbanos como el transporte. Cuando Walt se mudó a Los Ángeles a principios de la década de los 20, la ciudad tenía uno de los mejores sistemas de transporte público al oeste del Mississippi. popularmente conocida como The Big Red Cars, la Pacific Electric Line recorría toda California del Sur. Pero después de la Segunda Guerra Mundial, Walt fue testigo del rápido declive de los Red Cars, y en su lugar nació la autopista de Los Ángeles. A finales del los 50, Los Ángeles estaba colapsada por el tráfico y sufría bajo una de las peores nubes de contaminación del mundo.

Walt no entendía por qué las autoridades se negaban a aceptar que la tecnología podía dar solución a estos problemas mediante un sistema de tren monorrail elevado que podía transportar a los pasajeros por encima de las ciudades.

Como primer paso para demostrar ésta solución, los planos de Tomorrowland siempre incluyeron un monorail. Sin embargo, cuando Disneyland abrió sus puertas en 1955, Walt no tenía ni el dinero ni la tecnología para construir el sistema. Aún así, 3 años después, con la ayuda de Roger Broggie, Walt descubrió un sistema monorail durante un viaje a Colonia, Alemania, que consideró perfecto para Disneyland. En menos de un año el Disneyland Monorail estaba listo para ponerse en marcha. En la ceremonia conmemorativa de la mayor expansión que Disneyland había tenido hasta entonces, Walt cortó la cinta inaugural (o mejor dicho, la partió, porque las tijeras no funcionaban bien debido a su mal diseño).


Disneyland Monorail

Walt invitó a los políticos más influyentes de Los Ángeles para que pudieran probar el Monorail, esperando que ello influenciara una mejora para el transporte de la ciudad. Su falta de interés no desanimó a Walt. De hecho, hizo aún más incapié en ofrecer y mostrar soluciones para el futuro. Quería demostrar que era posible crear tecnología en América con nuevos inventos que el público ni siquiera sabía que ya existían.

Una y otra vez, Walt usaría Disneyland como un escaparate para estas tecnologías. Por ejemplo, La Monsanto House of The Future, una casa futurista, se expuso en Tomorrowland y estaba totalmente fabricada con plástico. También puso a sus Imagineers a trabajar en otro sistema de transporte , creando así el tremendamente eficiente People Mover, un sistema en movimiento contínuo. De nuevo hizo planes para mostrar su invento futurista en Disneyland como un ejemplo para ciudades y agencias gubernamentales.


Monsanto House of the Future


A principios de los años 60, Walt empezó a darse cuenta de que quizá nadie se estaba tomando demasiado en serio lo de mostrar tecnologías futuristas en un parque de atracciones. Quizá tenía que mostrarlas en un entorno más real, en una verdadera y funcional Ciudad del Mañana en funcionamiento. Con este objetivo empezó a buscar una gigantesca área de terreno, lo suficientemente grande como para albergar su ciudad, así como cualquier otro sueño que llegase a su mente. Pero también sabía que para que la gente visitara la ciudad, ésta tendría que ofrecer algo que atrajera al público en masa... algo parecido a Disneyland.

Las estadísticas mostraban que muchos de los visitantes de Disneyland venían de la parte oeste de EEUU. Sabía que si construía otro parque en la costa este, no sólo lo visitarían aquellos que viven en esa parte del país, sino también todos aquellos que quisieran ver su ciudad del futuro. En 1965, Walt encontró lo que buscaba y compró 28.000 alcres de tierra pantanosa en Florida Central.

La primera maqueta de la ciudad futurista de Walt, se mostró en Disneyland. Cuando instaló el Carousel of Progress en el parque después del cierre de la Feria Mundial de Nueva York, Walt añadió un nuevo final a la atracción: Los visitantes subirían por una rampa mecánica al segundo piso del edificio donde contemplarían un modelo animado en miniatura de su Progress City, que mostraba sus ideas para un futuro mejor.

Al poco tiempo el proyecto tomó el nombre de EPCOT, Experimental Prototype Comunity of Tomorrow. Walt planeó la construcción de esta ciudad a escala real junto a la recientemente anunciada construcción de un nuevo Magic Kingdom similar a Disneyland en Florida. A pesar de que el proyecto causó una expectación inmensa, la idea murió con su creador.

Walt falleció el 15 de Diciembre de 1966. La Bandera de Town Square en Main Street ondeó a media asta. Los ejecutivos de Disney, Imagineers y Cast Members tenían en sus manos el futuro de Disneyland y Walt Disney Productions. Hubo quienes se preguntaron si lo que Walt había creado podía continuar sin Walt.

Quizá si Walt viviera hoy, quedaría sorprendido con su propio legado. Sus conceptos y filosofía eran la herencia que le quedó a su personal y a sus Imagineers, fueron capaces de continuar creando algunas de las mejores experiencias de ocio del mundo. Walt Disney World Resort, en Florida, Tokyo Disneyland en Japón, Disneyland París en Francia y Hong Kong Disneyland en China, así como nuevos proyectos alrededor del globo que continúan expandiendo el sueño de Walt de crear un simple lugar donde las familias puedan divertirse juntas, y de intentar superar todo lo que Walt pudiera haber imaginado.

Tratando de entender el significado de Disneyland, muchos se quedan leyendo la placa de Town Square, cuyo texto leyó walt en la inauguración del parque. Tratan de comprender por qué Walt quería que los mayores reviviesen memorias de su pasado y que la juventud pudiese saborear los desafíos y promesas del futuro.

Pero quizás, el verdadero mensaje de Walt sobre Disneyland puede encongtrarse sobre otro par de placas que pasan inadvertidas para muchos visitantes que pasan bajo las mismas. Sobre sus cabezas, a la entrada de los túneles que dirigen al parque, están las palabras: Aquí dejas el presente para visitar los mundos del ayer, del mañana y de la fantasía". Eso lo dice todo.

Por primera vez en la historia alguien fue capaz de construir un lugar donde estos mundos no estaban limitados a palabras sobre el papel o imágenes en la gran pantalla. Walt había conseguido lo imposible. El público ya podía literalmente visitar, tocar, oler y saborear estos mundos.

Walt consiguió mucho más que cumplir un simple sueño.



4 comentarios:

Wickie dijo...

Soy un gran fan de los parques Disney (bueno en general de todo el universo Disney) así que este blog me parece muy chulo! Enhorabuena!

Anónimo dijo...

Excelente blog y excelentes posts !!!

Sergio Recio Gamo dijo...

¡Guau! No sabía nada de esto. O_O

Víctor dijo...

Excelente blog y con aportes extraordinarios. Sigue así !!