viernes, 16 de enero de 2009

El Domingo Negro de Disneyland

Walt Disney decía que Disneyland era su Reino Mágico, de ahí que la versión que años después se construyó en Florida se llamase precisamente así, en inglés Magic Kingdom. Era su mundo ideal, el lugar donde podía escapar con sus hijasy nietos del mundo real y experimentar en vivo junto a ellas las aventuras de sus películas.

Normalmente, cuando leemos algo sobre la historia de Disneyland, el cuento acaba el feliz día de su inauguración el 17 de Julio de 1955. Sin embargo, esa fecha estaba muy lejos de ser el final feliz que todo el mundo espera en un cuento. La inauguración de Disneyland fue un auténtico desastre. Ese día es conocido como El Domingo Negro.

Inauguración de Disneyland en 1955 (video)

La inauguración fue retransmitida por televisión en un programa especial de 90 minutos para el que Walt no reparó en medios ni en gastos. Se usaron 22 cámaras para emitir el progama en ABC, a pesar de que en un principio sólo se había previsto el uso de 3 cámaras. El magnífico show mostró Disneyland en todo su esplendor ocultando cualquier fallo visible, pero la realidad fue mas bien cruda y desastrosa.

Tal como escribió Bob Thomas en el libro Walt Disney: An American Original, "las atracciones se rompían en su primer viaje, los restaurantes y bares se quedaron sin comida y bebida. Un escape de gas se detectó en Fantasyland, lo que causó el cierre al público de esa tierra del parque. Los temperamentos se encendían con el calor del sol". Otra de las cosas que ocurrieron fue que el reciente asfalto de Main Street se derritió con el calor.

Mientras tanto, los televidentes veían como el actor Fess Parker (Davy Crockett) montaba su caballo adentrándose en un hermoso y recientemente construído bosque de pinos. Veían polvo de hada que arrojaba estrellitas sobre el parque. También vieron a Walt "pillado por sorpresa" por las cámaras hablando con el equipo de TV.

Disneyland no estaba terminada el día de su inauguración tal como Walt hubiera esperado, Muchas cosas fueron mal, pero al día siguiente Disneyland abrió de nuevo sus puertas al público.

1 comentario:

Sergio Recio Gamo dijo...

Todos tenemos un mal día. Lo importante es que siguieron adelante. ¡Y de qué forma! ^_^